International Sivananda Yoga Vedanta Centres
Our Locations Worldwide

Serve Love Give Purify Meditate Realize
Yoga Vacations

 

Swami Sivananda, uno de los más grandes maestros de Yoga del siglo 20, es la inspiración tras los Centros Sivananda de Yoga y Vedanta.

Su Infancia y Juventud

Nacido en 1887, en Pattamadai, Tamil Nadu, India del Sur, Swami Sivananda, cuyo nombre era en ese momento KuppuSwami, fue un chico brillante, tanto estudiando como haciendo gimnasia, con una inclinación natural hacia las prácticas espirituales y religiosas.
Sus padres eran muy devotos del Señor Siva, y KuppuSwami anhelaba unírseles dos veces por día para la adoración (Puja) y el Kirtan (canto de Mantras).
Su natural espíritu de servicio desinteresado, lo condujo hacia una carrera en el campo de la medicina. Su sorprendente anhelo y habilidad para aprender y asimilar conocimientos, le ganó el respeto de sus profesores, quienes lo invitaron a participar de cirugías, ya en su primer año de carrera médica.

El doctor KuppuSwami

El joven doctor KuppuSwami sintió un impulso fuerte para irse a Malaysia, donde comprobó que había mucha necesidad. En poco tiempo se le dio la responsabilidad de conducir un hospital. Durante estos años, el doctor KuppuSwami se hizo célebre, tanto por ser un excelente médico, como por su humanitarismo verdadero. Con frecuencia evacuó consultas gratuitas a pacientes demasiado pobres como para poder pagar sus servicios, y en muchas ocasiones les proveyó medicinas gratuitas a los más necesitados.
Un día, el doctor KuppuSwami tuvo la oportunidad de curar a un Sannyasin peregrino (renunciante, o Monje), quien lo instruyó en Yoga y Vedanta. Desde ese día, su vida cambió y, gradualmente, el doctor KuppuSwami se volvió más introspectivo, no pudiendo dejar de reflexionar sobre las grandes cuestiones de la vida. En ese momento sintió la necesidad de ayudar a las personas en un nivel más profundo, curando, no sólo su cuerpo físico, sino ayudándolas a curarse de todo sufrimiento.

El Gran Sannyasin Swami Sivananda

Lleno de un deseo tremendo por el crecimiento espiritual y la iluminación, KuppuSwami fue al Norte de la India buscando su Guru. Después de pasar algún tiempo en Varanasi (Benares), viajó al norte, hacia los Himalayas. Allí, en la ciudad santa de Rishikesh (que significa “la morada de los sabios”), KuppuSwami descubrió su Guru, quien le dio Sannyasa (votos de renunciación de un monje). Luego de hacer esos votos, Swami Sivananda Sarasuati, como sería conocido de allí en adelante, y por los siguientes diez años aproximadamente, comenzó un Sadhana (prácticas espirituales) y Tapas (austeridades), diario y sumamente intenso. Al finalizar este período, muchos compañeros Sadhus, se sintieron atraídos hacia Swami Sivananda, para su instrucción e inspiración espiritual.

Swami Sivananda. Maestro del Mundo

Desde entonces Swami Sivananda se convirtió en uno de los maestros de Yoga más prolíficos que nunca haya existido. A pesar que, raramente dejó la pequeña ciudad de Rishikesh (hizo sólo dos giras por la India, y nunca visitó el extranjero), las enseñanzas de Swami Sivananda se diseminaron rápidamente a través de todo el planeta. Escribió personalmente, a mano, no había computadoras en ese entonces, más de 200 libros sobe tópicos vinculados al Yoga y la Filosofía. Escribió en un estilo que es muy directo, con energía dinámica, y espiritual. Como resultado, muchos de los que leyeron sus libros sintieron sus vidas profundamente tocadas y transformadas, y así fue como vinieron de toda la India, y de todo el mundo, para aprender directamente de él, y calentarse al sol de su santa presencia. Las enseñanzas del Maestro Sivananda pueden resumirse en estas 6 palabras: “Sirve, Ama, Da, Purifícate, Medita, Realízate”.

En 1957, Swami Sivananda envió a su devoto y trabajador discípulo, Swami Vishnudevananda, a Occidente, donde éste estableció los Centros Internacionales Sivananda de Yoga Vedanta.

Om Namo Narayanaya