Centro de Yoga Sivananda Vedanta Madrid
Swami Sivananda Swami Vishnudevananda
Cómo empezar
Horario general
Información práctica
Meditación
Otros cursos y talleres
Día de puertas abiertas
Yoga para niños, embarazadas y suave
Talleres fin de semana
Festival de Yoga
Invitados especiales
Retiros y
Vacaciones de Yoga
Formación de profesores
Yoga, nutrición y Ayurveda
Festival de Yoga
Nuestros Maestros
Swami Durgananda
Articulos y conferencias
Eventos realizados
Links recomendados
Sivananda Yoga "Om" Page


Retiro de Yoga en Piedralaves

Impresiones del retiro

 

Karin de los Casares

Me gustaría contaros mi experiencia en el retiro de Piedralaves.

Fue mi primer retiro y como tal una completa novedad. En líneas generales resultó ser una de las experiencias más intensas y gratificantes que he vivido últimamente.

 

Llegué sobre las 16.00h y me dirigí a la sala para asistir a la primera clase de asanas y pranayama que disfruté mucho. Después vino la cena (todo vegetariano, claro), que por cierto, era exquisita y muy imaginativa. A las 20.00h tuvimos el satsang (meditación, canto de mantras y conferencia). Esta actividad me sorprendió de manera positiva, pues no había cantado mantras nunca.

 

La primera noche caí rendida en la cama pero por alguna extraña razón no pegué ojo, supongo que por la emoción e intensidad del día vivido. Por cierto que compartí el alojamiento con dos chicas encantadoras, Bea y Silvia, muy metidas en la práctica del yoga. Siempre es agradable hablar con gente y así aprender aún más. Bea llevaba bastante tiempo practicando y Silvia era profesora de yoga en A Coruña.

 

El segundo día empezó pronto.  A las 06.00h nos llamaron con una campana tibetana para ir a satsang. Después a la clase de asanas y de allí al rico desayuno. Desayuno que se componía de varias legumbres, verduras, exquisitas salsas, bebidas dulces, postres….. Salí de allí nueva y energizada para dirigirme al patio para empezar con el paseo silencioso. Esta actividad la disfruté de una manera especial pues el entorno era idílico y al andar en silencio todo se torna diferente porque te da pie a absorber toda la energía de la naturaleza y puedes gozar de este regalo que te brinda la vida….. Al finalizar el paseo pasamos a una conferencia que versaba sobre cómo aumentar la fuerza de voluntad. Me resultó muy interesante a la vez que útil y práctica, pues lo que aprendí lo estoy aplicando ya en mi vida diaria. Soy partidaria de tomar notas en las conferencias para después poder volver a leer lo aprendido….. A las 16.00h tuvimos de nuevo una clase de asanas y a las 18.00h la cena, que de nuevo fue deliciosa. A las 20.00h tuvimos la práctica del satsang y cuando llegó la hora de acostarme caí como una losa en la cama! Esta vez dormí como un lirón!

 

El día siguiente tuvimos las mismas actividades y disfruté de cada una de ellas más si cabe…..

Quiero romper una lanza a favor de los profesores y especialmente a favor de Swami Gopalananda que es una persona con una gran energía y positividad. Muchas gracias a todos!

 

Me gustaría recomendaros que asistáis a un retiro pues es la forma de afianzar vuestra práctica y profundizar en el yoga consiguiendo una visión global de lo que implica seguir ésta filosofía de vida de la que hay tanto que aprender!

 

Prema

Por fin llego el viernes, día de marcha hacia el retiro en Ávila. Es la primera vez que vamos a este lugar…Da gusto hacer la maleta: zafu, ropa cómoda, algo de abrigo y poco más…

 

Emprendemos el viaje, según van pasando los kilómetros, la mochila del diario va aligerándose. Empezamos a desconectar de Madrid para ir sintonizando poco a poco con el “retiro”. El cambio es considerable: asfalto, bullicio, prisas y ese “vivo sin vivir en mí” que parece inherente a urbe se va transformando con el viaje, casi imperceptiblemente al igual que el paisaje que de tonos grises y pardos va cambiando al verde exuberante salpicado por las mimosas y los almendros en flor que nos anuncian la llegada de la primavera. No hay atascos ni retenciones, las deficiencias del GPS fueron subsanadas con el sentido común. Seguramente el “Tryambakam” tuvo algo que ver en el buen transcurso del viaje.

 

Llegamos a Piedralaves. A la entrada nos encontramos con Swami y algunos profesores. Comentamos las primeras impresiones sobre el centro rural. Todos coincidimos en que el lugar daba sensación de apertura, sin obstáculos en su arquitectura, sencillez y comodidad. El joven que regenta el centro nos indica nuestras habitaciones y de una forma cordial y casi familiar nos explica los trámites burocráticos que tenemos que hacer. Si bien sabemos que la energía la llevamos nosotros - la escuela Sivananda -, el lugar y la acogida cálida facilitándonos la estancia, ayudan a concentrarse y poner toda la atención en la práctica del “Sádhana”.

 

Me dirijo a la habitación a dejar el equipaje. La curiosidad me empuja a dar una vuelta por el recinto y conocer las dependencias. Y casi sin pensarlo salgo, encontrándome con otros compañeros. Llego a la sala de yoga, el altar ya ha sido colocado. En ese momento swami comienza a cantar el “árati”.

Hemos llegado temprano, faltan bastantes compañeros por llegar. En poco rato irá apareciendo el grueso del grupo, pues a las 4 empieza la primera clase de ásanas. El sol entra radiante en la sala. Narayan comienza con energía, nos hace estirar, retorcernos y en definitiva ir abriendo nuestros cuerpos y mentes a otro plano más sutil. Las ásanas y el pranayama abren el apetito. Al salir de la sala para dirigirnos al comedor. La cena, deliciosa, se hace muy difícil parar, y hay postre, que tentación tan grande.

 

Antes del “Satsang”, salimos a respirar el aire puro de la sierra de Gredos. Se ve los últimos rayos de sol y los colores del atardecer. “Satsang”: los sentidos se van desconectando, ya no hay colores ni sabores. Estamos en la meditación. Las imágenes y el diálogo mental se va aquietando, las indicaciones de Swami nos ayudan. Los cantos y el japa (repetición de mantras) nos hacen volver al exterior, uniéndonos en una sola vibración con el sonido. Después del “árati” y de tomar el “prasat”, nos reúne para distribuir las diferentes tareas. ¡Lo sabía!: me toca preparar el “prasat” de la mañana. Dormiré fatal, pensando que a lo mejor no me despierto a tiempo. Efectivamente, la orden mental estaba dada. Duermo fatal pero consigo despertarme e ir a la cocina, casi a tientas para preparar el “prasat” con Gauri. Todo está abierto, todo resulta fácil. La fruta está a mano, disponible en cantidad.

 

Seis y media de la mañana: segundo “Satsang”. Aún no amaneció. Depositamos el “prasat”, sintiéndonos cada vez un poquito más instrumentos de la acción. Hace frío, nos arropamos y comienza la meditación. El OM vuelve a llenar la sala y los cantos comienzan con “Jaya Ganesa” ayudándonos a vencer los obstáculos en nuestra senda espiritual. Swami nos cuenta un cuento. Me encantan los cuentitos, son como destellos intensos de luz muy concentrada. Mucha información en pocas palabras. ¿Por dónde entraran los cuentos, que llegan tan hondos? Por el intelecto, no, desde luego. Hoy el día es más gris y frío, ayudándonos a interiorizar un poquito más. En la primera clase de ásanas de la mañana, a las ocho, el cuerpo está rígido. Tengo que estar atenta en las retenciones de “Kapalabhati” pues me voy hacia delante, me duermo. El “Anuloma viloma” me cuesta, que lento van contando, ¿será que he dormido poco?. Con gran esfuerzo continúo la clase y en la relajación final me quedo inconsciente, ¿dónde estuve?.

 

Después del desayuno, viene el paseo en silencio. Se anuncia con un toque de campana. Me incorporo al círculo de asistentes y agarrándonos de las manos cantamos a Krsna y Rama. Mahadev nos indica que tenemos que ir en silencio durante la ida, observando y atentos al camino. Ahora los sentidos se abren. Hasta los colores son más intensos, el canto de los pájaros más claro. Nos cruzamos con un rebaño de ovejas y cabras que van en dirección contraria a nosotros. Es espectacular el silencio que guardan, hasta un corderito recién nacido emite un tímido “bee” que se ahoga en el silencio del grupo. Parece que al igual que nosotros están haciendo un paseo silencioso. Swami se detiene cerca de un arroyo y paramos la marcha sentándonos a meditar. El sonido del agua capta la atención y poco a poco ocupa todos nuestros pensamientos… El Om vuelve a sacarme fuera y ahí estoy, con mis compañeros de camino. Dentro, fuera, fuera y dentro. Cada vez es más fácil. La mente cada vez está más tranquila, todo fluye. Ya lo observe en otros retiros. El “Sádhana” funciona. Es como si supiera lo que tengo que hacer en cada momento, no hay esfuerzo.

 

Observo a los niños corretear y jugar a historias imaginarias en el jardín. Es uno de los primeros retiros a los que asisten los hijos de los yoguis. Parecen abejitas polinizando el lugar, de un lado para otro, con esa energía propia de la infancia. Laskmi lo está consiguiendo. Tal vez no dentro de mucho, Mádhavi acerque a los retiros el otro eslabón del ciclo de la vida, la tercera edad.

 

Las conferencias siempre son inspiradoras y aunque haya asistido a varias sobre el mismo tema hay una información que en ese momento preciso es la adecuada a mis necesidades.

 

Otra sesión más de ásanas, a las 4 de la tarde, nos hace resituar un poquito más: otra vuelta de tuerca.

 

El “Satsang” del sábado tarde tiene mucho prana, estamos todos recargados. Se nota una energía muy especial. Swami está contento y nosotros también. Cantamos y tocamos con fuerza. Esa noche duermo sin ningún esfuerzo. Caigo como un lirón. Ya no tengo preocupaciones.

 

Es domingo y dentro de unas horas volveremos a nuestros respetivos papeles en nuestros pueblos, en nuestras ciudades. Pero da lo mismo, ya sabemos que existe un espacio en el que podemos descansar y volver a conectar con el niño que llevamos dentro. Con la sorpresa y la intensidad que nos proporciona vivir el presente, gracias al “Sádhana” milenario que nuestros maestros nos enseñaron: “Om namo Narayanaya”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Yoga Sivananda Madrid • C/ Eraso 4Tel: 91 361 51 50 • e-mail: madrid@sivananda.net • Fax: 91 361 51 94